sábado, 15 de diciembre de 2012

La algarroba (leyenda de los quichuas)




La bonita leyenda de La algarroba es muy larga. Me he permitido hacer un resumen de ella:
....................
Los Quichuas veneraban a Viracocha, señor supremo, a Inti, a las estrellas y a la tierra a quien llamaban Pachamama “Madre Tierra”.
Pasaron un tiempo de mucha abundancia, tanta que poco a poco se fueron olvidando del trabajo y olvidaron sus obligaciones. El pueblo dejó sus buenas costumbres y se dedicó a la holganza, al vicio y a la orgía. Nadie pensaba que llegaría un día en que los depósitos del grano de maíz llegarían a agotarsese.
Pero ese día llegó. Intí resolvió castigar a su pueblo. Secó los ríos, lagunas y vertientes, la tierra se resecó y dejó de producir. Los alimentos escasearon y vino la penuria, la miseria y el hambre. Los niños fueron las primeras víctimas y los más débiles empezaron a morir.
Urpila era una madre que al ver cómo sus hijos empezaban a morir de hambre fue la primera en pedir perdón por la conducta de su pueblo. Corrió desesperada a la primera apacheta del camino y postrada ofreció la última porción de coca a la Pachamama y le prometió enmienda y sacrificios. Después, agotada, se sentó en el tronco de un árbol y se quedó dormida.
La Pachamama le llenó de sueños felices y le dijo que al despertar, extendiera sus brazos y recibiría las vainas del árbol sagrado.
Así lo hizo, extendió los brazos y del árbol le fueron cayendo unas vainas doradas cuantas fue capaz de acaparar. Cuando llegó al poblado invitó a las otras madres a acudir al árbol sagrado para recibir los alimentos para sus hijos.
El pueblo quichua volvió a la vida laboriosa y, desde entonces, veneran este árbol sagrado que no es otro que el algarrobo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada