domingo, 23 de julio de 2017

Deidades malvadas

En todas las mitologías existen deidades malvadas. Son los villanos que protagonizan algunos de los mitos más divertidos: discuten, se pelean, tienen celos, se enamoran, etc.
Suelen cambiar de forma y lo hacen a veces para tomar parte en la creación de la humanidad, no siempre provocan confusión en los humanos. Así tenemos a Prometeo por ejemplo regalando el fuego a los hombres.

Resultado de imagen de Prometeo

A veces adoptan la forma de un animal. Así el Coyote en Norteamérica o la araña africana Anansi.

Resultado de imagen de Anansi


Como ejemplo de malvado podemos poner al dios nórdico Loki que provocó muchas matanzas entre los dioses y que acabará provocando el fin del mundo. Pero incluso los más malvados están considerados como fuerzas necesarias que tienen su lugar en el orden de las cosas.

Resultado de imagen de dios loki
Imágenes:https://www.google.es

lunes, 17 de julio de 2017

La Entaconada o Taconuda (Leyenda mexicana)

Se habla de ella como una mujer con zapatos de tacón alto y con vestidos elegantes, vestida para seducir. Lleva a cabo su seducción, apareciéndose a los hombres de vida nocturna y costumbres licenciosas. Los lleva a callejones oscuros y retirados y allí descubren que la mujer tiene cara de caballo. Son golpeados despiadadamente por la entaconada, quien con gritos horrísonos les dice que es el mismo demonio.
Hay un leyenda Antigua que explica el origen de la “Entaconada”:
Un rico hacendado de nombre Don Pedro, prohibió a su única y bella hija que se viera con el joven y apuesto campesino de quien se había enamorado. Sin hacer caso a su padre, la joven se veía con su amado clandestinamente.
Una noche, se habían citado en un patio de la hacienda y un peón celoso, se lo comunicó a Don Pedro. Éste, furioso, salió, los sorprendió y, abalanzándose sobre el joven campesino, lo asesinó. La hija, aterrorizada, se encerró en su habitación, pero su padre tiró la Puerta, amarró a su hija a una silla, la golpeó y la hirió gravemente, sintiendo mancillado el honor de su familia. La joven  se negó a comer y al fin murió.
Hay quien asegura que, desde entonces, el espectro de la hija, deambula por las cercanías de lo que fue la antigua hacienda y, empuñando una daga, hace sonar sus tacones y busca venganza.
Y hay quien asegura también que la “Entaconada” no es otra cosa que el espectro de la joven hija del viejo Don Pedro.


Resultado de imagen de La taconuda
Imagen: https://www.google.es

lunes, 10 de julio de 2017


 Resultado de imagen de Elias Rönnrot

 El Kalevala - Epopeya filandesa

Elias Rönnrot (1802 - 1884) era un folclorista finés que, además de escribir canciones, dedicó gran parte de su vida a recoger y recopilar cuantas pudo de lapones, filandeses y estonianos. 

Con las canciones, proverbios y enigmas tradicionales combinados, compuso un solo poema épico, la epopeya nacional de Finlandia a la que llamó El Kalevala. Este poema dio a los finlandeses una historia mítica y heroica además de establecer el finés como idioma nacional.


Tres aventureros

En este poema de más de 22.000 versos se narra la creación del mundo y la lucha entre dos países: Kalevala, tierra de los finlandeses y Pohjola, la tierra del Norte.
Väinámóinen era un músico que tocaba un instrumento parecido a un arpa llamado “kantele”. Este músico, junto con otros dos héroes, el herrero Ilmarinen y el aventurero Lemminkäinen cortejaron a la Princesa del Norte y se mueven en torno a la historia del misterioso “sampo”, de rito como un molino que fabrica harina, sal y oro.

Resultado de imagen de Väinámóinen Ilmarinen y Lemminkäinen

Luonnotar y Väinämöinen

Antes de que existiera el cielo, la tierra y el agua, un pato anidó en la rodilla de Luonnotar, hija del aire y madre del agua. Los huevos cayeron de su rodilla y se rompieron. Los trozos formaron el cosmos; las cáscaras se convirtieron en el Cielo y la Tierra; las yemas en el sol y las claras en la luna.
Luonnotar estuvo embarazada sin saberlo durante setecientos años, hasta que su hijo Väinämöinen nació ya anciano. Inmediatamente se le consideró sabio y el dios de la canción y de la poesía. Éste venció al gigante Joukahainen en una competición musical y como premio obtuvo a Aino, hermana del vencido. Aino que no quería casarse, se ahogó, por lo que Väinämöinen viajó hasta Pohjola, la tierra del Norte, buscando una esposa.

Resultado de imagen de Luonnotar y Väinämöinen

Väinämöinen y Louhi

Para llegar a la Tierra del Norte, Väinämöinen tuvo que nadar durante dos días. Agotado y a punto de ahogarse fue rescatado por un águila. En la orilla, se encontró con Louhi, rey de Pohjola, quien le prometió darle en matrimonio a su hija, si le daba a ella un “sampo”, el molino mágico que fabricaba oro, harina y sal.
Väinämöinen acepto, pero se encontró con la hija del rey y le pidió que se casara con él aun sin tener el “sampo”. Ella acepto si él era capaz de tejer un huevo, pelar una patata y partir un cabello en dos con un cuchillo sin afilar. Por culpa de unos espíritus que le envió Louhi, no pudo realizar estas tareas, por lo que Väinämóinen decidió volver y pedirle a su hermano el herrero Ilmarinen que le ayudara a fabricar un “sampo”.

Resultado de imagen de Väinämöinen

Ilmarinen y la Doncella del Norte

Como la promesa decía que se casaría con la Doncella del Norte quien construyese el “sampo”, fue Ilmarinen quien se casó con ella. La doncella murió al poco tiempo a causa de un aplastamiento por su propio ganado.
Ilmarinen volvió viudo y a su hermano le contó que el rey Louhi no le concedió la mano de la Doncella, pero que se había quedado con el “sampo”. Los dos hermanos se reconciliaron y decidieron robar el “sampo”, para que la felicidad estuviera del lado de Finlandia.

Resultado de imagen de Ilmarinen y la Doncella del Norte

Destrucción del Sampo

Al llegar a Pohjola, Väinämöinen tocó su mágica “kantele” y el rey Louhi y todo su pueblo quedó dormido. Robaron el “sampo”, pero cuando Väinämöinen entonó un canto de victoria, despertó a Louhi y éste les envió una tormenta que destruyó su nave, y el “sampo” fue destruido.
Vainämöinen recuperó cuantos fragmentos del “sampo” pudo y los llevó a su país. Ya muy anciano y a punto de morir, le dio a su país la magia de la primavera, para contrarrestar los fríos del país del Norte y también le regaló su “kantele”. Luego se marchó en una nave a un lugar misterioso donde se dice que sigue viviendo y dispuesto a volver siempre que lo necesite su pueblo.


Resultado de imagen de Väinämöinen  y el  Sampo
Imágenes: https://www.google.es